Parque Natural del Monasterio de Piedra

Escondido entre las abruptas sierras del Sistema Ibérico, situado en el término municipal de Nuévalos, en la provincia de Zaragoza, el Parque Natural del Monasterio de Piedra nos ofrece una de las experiencias más gratificantes que se pueden encontrar en el mundo, en un recorrido de dos horas y media por un vergel insólito en torno al agua y su movimiento en cascadas y grutas.

Fundado en el año 1194 por monjes llegados desde Poblet y pertenecientes a la orden del Cister, este monasterio extendió sus dominios y propiedades a lo largo y ancho de nuestra comarca y otras limítrofes y durante más de seis siglos sus muros acogieron los rezos de sus ocupantes, pero el 4 de noviembre de 1835 su destino cambiaría y unos años después gracias a la familia Muntadas se convertiría en uno de los más importantes recursos turísticos de Aragón.

Es en 1840 cuando Pablo Muntadas i Campeny adquiere la finca donde se encuentra el monasterio y será su hijo Juan Federico quién lo convierta en un espacio destinado a la contemplación y al uso lúdico, creando una red de senderos en su interior orientados a conseguir la admiración de todos los que lo visitaban ya por 1860.

Hoy en día, podemos considerar que se pueden visitar dos zonas bien diferenciadas. Por un lado el monumento, el edificio que acoge todas las dependencias utilizadas por los monjes hasta su exclaustración y que comprende la sala capitular, la abadía, la cilla (convertida en museo del vino de la DO Calatayud) cocina, refectorio y calefactorio, donde existe la opción de realizar su visita guiada con una de las excelentes guías que forman el equipo de la propia empresa.

Mapa de ubicación del Monasterio de Piedra.